5.11.07

¡Soy un animador de lectura!

Los animadores de lectura son todas aquellas personas que analizan e investigan libros para buscar desarrollar en el niño el hábito lector, de manera que la lectura se convierta en una actividad placentera elegida libremente. Él plantea diversas estrategias de una manera lúdica, interactiva, novedosa.

Puntualmente lo que busca un animador en los niños y jóvenes es:


*Que descubra el libro físicamente y la diversidad de temas en ellos.
*Que relacione la imagen, lo oral y lo escrito dando paso a la lectura como un ejercicio posterior.
*Que los niños desarrollen la capacidad de escuchar, comprender y retener.
*Que comprenda lo que dice el libro “completo”.
*Que desarrolle su capacidad analítica y creativa: repetir y recrear a partir de lo contado.
*Que evolucionen de una lectura pasiva a una activa, incorporando este aprendizaje en su vida cotidiana. Que les sirva la lectura como estímulo para superar los propios problemas.
*Que logren otras formas de comunicación no estereotipadas a partir de la recreación y la invención.
*Que reflexionen sobre los valores y actitudes que encierran los libros con espíritu crítico.
*Ampliar su visión del mundo, abrir su mente a otras realidades y culturas, con actitud de respeto. Que conozcan otras experiencias diferentes a las que ellos han vivido.
*Que se introduzca al niño en la literatura a través de la lectura: que pueda comprender, que además pueda gozar y que le permita reflexionar.


Esto podríamos llamarlo “El decálogo del animador”. Nos ayudará a elabora nuestras sesiones de animación, sabremos si son los libros y estrategias adecuadas. Así la lectura acabará educando el sentido crítico del niños y jóvenes, contribuirá al desarrollo de su personalidad y le preparará para la vida.



Errores comunes:
Transformar la animación en una clase más.
Pedir a los niños que realicen un trabajo sobre ese libro.
Que la animación se convierta en agitación.
Elegir los libros en función sólo de nuestros gustos o desde el punto de vista estético o literario. El libro debe elegirse en función de los intereses y el gusto del niño o joven.

Ilustración Harper Collins